Venres Negros

El artículo 20 de la Constitución española de 1978 determina que las ciudadanas tenemos derecho “a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”. Este es uno de los derechos fundamentales en una democracia avanzada pues, para que una persona pueda ejercer sus derechos y obligaciones como ciudadana, por ejemplo, votar en las elecciones, ésta debe conocer la realidad que le rodea.

En Europa, es tradicional que los principales medios de comunicación de masas (la radio y la televisión) sean de naturaleza estatal. Dichos monopolios se rompieron con la paulatina creación de los grandes medios de comunicación privados. Sin embargo, las empresas públicas de radiodifusión todavía conservan gran poder e influencia en nuestras sociedades.

En España, al amparo de la Constitución de 1978, se produce un proceso de descentralización regional y que lleva aparejado, entre otras cosas, la creación de las empresas de radiodifusión regionales. Euskadi (ETB) y Catalunya (TV3) crean las suyas en 1982 y 1983, respectivamente, y Galicia (TVG) hace lo propio en 1984. Otras comunidades siguen su ejemplo en años posteriores.

Estas corporaciones públicas lideran un importante sector audiovisual en sus respectivas comunidades autónomas, creando un espacio de comunicación propio. Además, suelen ser líderes de audiencia (incluso por encima de televisiones estatales) en sus respectivas regiones. Es el caso de la catalana TV3 o la gallega TVG, cuyos informativos son líderes indiscutibles cada día. Sin embargo, el principal objetivo de los tres medios de comunicación antes citados es de índole cultural: normalizar el uso de las lenguas propias de cada región. Y, en general, cumplen con ese cometido.

Sin embargo, al contrario de lo que cabría esperar de una empresa pública, a menudo estos medios de comunicación son acusados de estar sometidos a excesivo control gubernamental, como en muchos países, y de no cumplir con el artículo 20 de la Constitución, como es el caso de la Televisión de Galicia (TVG)

Desde la creación del parlamento gallego en 1981, durante la Transición democrática española, el poder político de la región es controlado, salvo breves lapsos de tiempo, por la derecha españolista que, para perpetuarse en el poder, utiliza todos los recursos en su haber, entre ellos, el control gubernamental de la radiotelevisión pública.

Dicho control se ha acentuado hasta niveles vergonzantes desde que Alberto Núñez Feijóo ganó las elecciones regionales de 2009. Tal es la gravedad de la situación que, hartas de manipular las informaciones en favor del partido gobernante y contra los partidos de la oposición, hartas de tergiversar la realidad gallega, hartas de ocultar información de interés para la sociedad gallega (llegando a informar tarde sobre una ola de incendios en Galicia cuando ya no se podía ocultar más a la ciudadanía), hartas de las represalias por negarse a estas prácticas o por denunciarlas, las trabajadoras y trabajadores de la corporación pública se mobilizan desde hace 17 semanas contra dicho control gubernamental.

Lo llaman “Venres Negros” (“Viernes negros” en gallego) en los que realizan una importante campaña en las redes sociales cada viernes vistiendo ropa negra y mostrando, con nombres y apellidos, su rechazo a seguir utilizando la radiotelevisión pública de forma partidista. Luchan por realizar su trabajo libremente, sin presiones, sin injerencias políticas. Luchan por una radio y una televisión pública independiente y plural, de calidad y cercana a la sociedad gallega. Luchan porque se cumpla la ley que regula la TVG y se aprueben el “Estatuto profesional” y el “Consejo de Informativos” que garantice esa independencia editorial. Luchan, en definitiva, por unos medios de comunicación de todas y no de unos pocos.

En DiEM25 estamos firmemente comprometidos con la democracia en Galicia y en toda Europa y creemos que una radiotelevisión pública independiente, plural y de calidad ayuda a fortalecer y a ensanchar la democracia y a crear una ciudadanía libre, informada, crítica y empoderada. Por eso, las activistas del DSC Galicia1 hemos acudido el pasado sábado a la manifestación que se celebró en Santiago de Compostela, sede del gobierno regional, por la dignidad de los medios públicos. Y, por supuesto, seguimos apoyando los “Venres Negros”.

 

Xaime Martínez es coordinador del DSC Galicia 1.